España se estrella en los penaltis ante Marruecos

España se quedó en octavos de final del Mundial de Qatar en la tanda penaltis. El selección española se vuelve a casa de la manera más cruel. No fue capaz de marcar ante Marruecos durante 120 minutos (0-0). Ni tampoco desde el punto fatídico, donde Sarabia tiró al palo, Bono paró dos más y Achraf Hakimi anotó el tanto de la victoria a lo Panenka. Decepción total para los de Luis Enrique, que había pedido a los suyos que tiraran más de 1.000 penaltis antes de llegar a Doha. No hicieron los deberes. Tampoco la Roja, porque se esperaba más de ella. Como mínimo que alcanzara los cuartos.

Ante los leones del Atlas dominaron pero volvieron a atascarse en los metros finales. Luis Enrique evidenció su regreso a los orígenes sacando prácticamente el mismo once que goleó a Costa Rica en el debut. Solo entró Marcos Llorente por Azpilicueta, que estuvo tocado hasta el último momento y el técnico asturiano prefirió no arriesgar. El polivalente futbolista colchonero sufrió en defensa, sobre todo ante Boufal, que sacó su portfolio de regates para bailar a un futbolista que se estrenaba sin ritmo en este Mundial porque llevaba tres semanas sin competir.

Regragui jugó sus cartas, encerrando a su equipo, con sus once futbolistas detrás del balón en un choque muy táctico ya desde el principio. La Roja, que vistió de azul con pantalón blanco, intentaba mover el balón con ritmo para encontrar el hombre libre, tal y como pidió Pedri. Perro Marruecos dejó muy pocos espacios y España no estuvo cómoda. El seleccionador marroquí alternó la defensa. A veces con cuatro, a veces con cinco, con Ziyech casi como carrilero para tapar las internadas de Jordi Alba.

El equipo español obtuvo el dominio del balón, pero se atascó de nuevo ante la competitividad del cuadro africano. Luis Enrique también movió fichas en la partida de ajedrez con el técnico rival. Llorente intentó ir por dentro, dejando la banda a Ferran Torres. Y permutó a los interiores, metiendo a Pedri por la derecha. Pero tampoco arrancaban.

La selección española proponía, pero no generaba. Solo dos acercamientos con peligro. Una doble ocasión de Gavi y Ferran Torres, que quedaron invalidadas por fuera de juego del del Foios, y posteriormente un remate de Asensio. El balear encontró una brecha en el muro marroquí y aprovechó un pase teledirigido de Alba. Su remate con la izquierda, cuando tenía a Ferran esperándola atrás, se fue al lateral de la red.

Los leones del Atlas aguardaban a su presa. Se defendían y mordían al contragolpe. El primer zarpazo fue de Mazraoui. El lateral del Bayern ganó un balón dividido a Ferran y se atrevió desde la lejanía, poniendo a prueba a Unai, que detuvo en dos tiempos. Y antes del descanso, la mejor ocasión hasta entonces. Boufal se marchó una vez más por la izquierda, esta vez sorteando a Pedri, y se sacó un centro medido a la cabeza de Aguerd, cabeceó por encima del larguero cuando el Education City Stadium, plagado de afición marroquí, ya se levantaba para cantar el gol.

Respiró España, que siguió sin poder agrietar el trabajado y sólido entramado defensivo de un rival que hasta el momento solo había encajado un tanto en todo el campeonato. Olmo lo intentó con un disparo lejano, pero centrado en el inicio del segundo tiempo, donde entró Williams, ya en el 75. El extremo del Athletic Club, que sustituyó a Ferran, fue auténtico puñal y en su primer balón ya generó peligro. Nico empezó intimidando y la defensa marroquí tiró un paso atrás. Olmo tuvo un tiró que sacó con los puños Bono, pero poco más de peligro generó la Roja.

Es verdad que tras el descanso Marruecos tampoco pisó demasiado el área de España. Aunque asustaba, especialmente con Cheddira. De hecho, el delantero del Bari tuvo la mejor oportunidad ya en la prórroga. Encontró un hueco entre Rodri y Balde y se plantó solo ante Unai, que sacó un pie vital, que salvó al equipo español.

Los marroquís se dedicaron a jugar sus cartas. Defenderse bien, aguardar atrás, probar con la velocidad de Cheddira y que se jugara poco al fútbol. A pesar de ello, Sarabia, que entró a dos del final para tirar el penalti, tuvo su ocasión. La colgó Rodri y el remate casi sin ángulo lo escupió el palo. Y así se cumplieron más de 120 minutos y el pase a cuartos se decidió desde los once metros.

Fallaron Sarabia, que volvió a disparar al poste, Carlos Soler y Busquets, que se encontraron a un gran Bono. Sabiri, Ziyech, anotaron los suyos. Unai paró el de Benoun, pero Achraf Hakimi, con toda la sangre fría del mundo, clasificó a Marruecos, la gran revelación de este Mundial.

España, como en Rusia, vuelve a quedarse en octavos, su barrera desde que se bordó la estrella sobre el escudo.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Previous post Natalia Jiménez arremete contra exmarido
Next post Recaudaciones de la TSS aumentan un 20% en el 2022